Necesario capacitar a juzgadores para hacer frente a la discriminación y violencia

La justicia local, en sus dimensiones normativa, estructural y funcional, suponen la obligación del Estado de crear las condiciones que garanticen una igualdad formal y sustantiva para hacer frente a las diferentes modalidades de discriminación, desigualdad y violencia sistemática que sufren las mujeres y otros grupos vulnerables, reconoció el titular del Poder Judicial del Estado (PJE), Magistrado Eduardo Pinacho Sánchez.

Al inaugurar el curso “Derechos Humanos de las Mujeres y el Deber de Protección del Estado”, dirigido a secretarias, secretarios, jueces y juezas de los juzgados mixtos y familiares de todo el estado, afirmó que juzgar con perspectiva de género no es una opción, sino un mandato imperativo cuyo incumplimiento puede comprometer la responsabilidad del país en el ámbito internacional.

“Necesitamos sentencias transformativas, es decir, aquellas que se dictan cumpliendo con la debida diligencia con la que debemos proceder las juezas y jueces, como Poder del Estado, para respetar y no discriminar a las víctimas en las actuaciones judiciales”, dijo al afirmar que la formación, capacitación y especialización de las y los juzgadores, resulta ineludible.

Pinacho Sánchez explicó que dicha capacitación -en el marco de la Estrategia Humanizando la Justicia con enfoque de Género y Derechos Humanos- impulsada en coordinación con la titular de la Secretaría de las Mujeres de Oaxaca (SMO), Maestra Ana Isabel Vásquez Colmenares, permitirá crear nuevos marcos interpretativos.

Así también, lograr una aplicación del derecho con perspectiva de género que impulse la reconfiguración real y efectiva de patrones culturales y estereotipos de género discriminatorios; fortaleciendo aspectos como la debida diligencia, perspectiva de género y enfoque de interseccionalidad, entre otros.

También podría gustarte
EN VIVO: W Radio